Skip to main content
perfeccionista

¿Cómo me puede afectar el perfeccionismo?

Si buscamos en el diccionario la palabra perfeccionismo nos dice lo siguiente: “Actitud de la persona que tiende a buscar la perfección en lo que hace, mejorándolo indefinidamente sin decidirse a considerarlo nunca acabado”.

Podríamos decir, que el perfeccionismo hace referencia a la creencia que tiene un individuo de que se debe alcanzar la perfección en todo lo que se hace. Y hablamos de creencia, ya que la perfección no existe. O mejor dicho, esa cosa que para uno es perfecto, para otra persona resulta no serlo. Entonces, ¿esa cosa es perfecta o no?

Ser perfeccionista podría parecer que nos va a ayudar a conseguir más cosas y a ser más exitosos, pero el exceso de perfeccionismo puede provocar consecuencias negativas. Entre esas consecuencias pueden estar: vivir más tensos, estar más angustiados, no disfrutar de los logros e, incluso, un sentimiento de fracaso pese a hacer bien las cosas.

Algunos expertos afirman que existe una predisposición genética a ser perfeccionista, pero independientemente de la historia genética de un individuo, el ambiente ejerce influencia sobre la personalidad des del nacimiento. Algunas de las causas ambientales que pueden provocar el desarrollo de una personalidad perfeccionista son: crecer en un ambiente en el que se reciben elogios constantemente, ya que puede provocar una presión extra por mantener ese estándar; ser humillado durante la infancia puede provocar que se intente conseguir un grado de perfección como manera de ser aceptado;  padres autoritarios que exigen mucho a sus hijos; crecer en un hogar con padres o hermanos muy exitosos puede causar que la persona busque estar a la altura de lo que se les exige como miembros de la familia; hijos de padres perfeccionistas que desarrollan esta personalidad más perfeccionista porque es lo que han aprendido; la baja tolerancia al fracaso, que para compensar el miedo que tiene la persona a no hacerlo bien, viva en busca de la perfección continua y una persona con autoestima baja puede estar trabajando sin parar para compensar sentimientos de inferioridad.

La persona perfeccionista se pone objetivos irracionales que pueden crear tensión constante y provocar una eterna insatisfacción por todo lo que hace. Esto puede tener consecuencias negativas como serían: una autoestima baja, sentir culpa, el pesimismo, entrar en un estado de depresión, rigidez, obsesión y autoconfianza baja.

“Una persona perfeccionista es aquella que en todo momento está sufriendo y fomenta su inseguridad, ya que quiere llegar a una perfección tal que, o cree que la consigue o no dará por terminada la acción que realiza. Lo normal es que pierda tanto tiempo en realizar acciones cotidianas que tenga que descuidar su vida personal”, explica Fernando Miralles, profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo. Este profesor nos indica, según casos reales de su consulta, un ejemplo muy claro: el de una persona que llevaba estudiando una oposición 12 horas diarias y, finalmente, no se presentó el día de la prueba porque pensaba que no había repasado lo suficiente, cuando en realidad llevaba meses haciéndolo.

Y tu ¿cómo de perfeccionista eres?

¿Hasta qué punto te afecta hacer las cosas bien?

¿Estás conforme con el resultado de tus acciones? ¿Hasta qué grado lo estás?

¿Cómo toleras los errores e imperfecciones?

¿Qué te sugiere el caso que comenta el profesional Fernando Miralles?

¿En qué áreas de tu vida eres más o menos perfeccionista?

 

Des de Coaching C7, y a través del coaching, podemos acompañarte en este autoconocimiento y en la búsqueda de soluciones para que crezca tu bienestar, si en tu caso el perfeccionismo te está afectando negativamente.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *